Monday, November 19, 2007

(dispersas) Notas sobre La Vida me Mata

Notas sobre La VIDA ME MATA a manos de un joven estudiante de cine levemente obsesionado con el personaje que es Sebastián Silva.

A) RUMBLE-FISH:


Atención Incautos, ¿son accidentales las reminiscencias de la Rumble-Fish de Coppola en la agradable -pero escasamente afinada- La Vida me Mata del agringado auto-didacta Sebastián Silva?

Resulta dudoso que no sea así:

STORY-LINE IMPROVISADA DE RUMBLE-FISH:

Un hermano mayor vuelve de una desaparición repentina (o largo viaje) para acompañar a su confundido hermano menor durante unas semanas -sirviéndole como una especie de místico guía o bien un perturbado mental - antes de enfrentarse a una segunda desaparición: Una muerte trágica de tintes suicidas.

Mickey Rourke es a Diego Muñoz como Gabriel Díaz es a Matt Dillon (escondiendo claro, un par de lógicas y visibles diferencias).

Ambos trabajos se encuentran escencialmente filmados en blanco y negro, y en ambas un elemento particular adquiere color entre la gama de grises (en La vida me mata es el pésimo cortometraje de Susana, y en Rumble-Fish los pececitos azulados y rojizos que The Motorcycle Boy se detiene a observar durante el transcurso del relato).

Si te quedan dudas compara a estos hermanos mayores mirando acuarios en tiendas de mascotas:








B) A PARTIR DE LA CRÍTICA:

Antes de meter al carrito los pros de la película -que evidentemente es mucho más buena que mala- la agujerearé y la haré sangrar a tiros por convertirse en una pequeña Enciclopedia de desaciertos que la impiden ser sencillamente MUY BUENA.

Primero, un copy/paste de la acertada opinión del aburridísmo Ascanio Cavallo (menos ingenua que la del Antonio Martínez):

1."Aunque la película dedica un gran segmento al desaforado despliege histriónico de Susana y su equipo de incompetentes, lo que importa es el vínculo que se crea entre Gaspar y Álvaro".

2."(...) El mundo de Gaspar (y por extensión el de Álvaro, que de a poco se mimetiza con la figura del hermano muerto) se expresa mejor en los interiores, ese espíritu taciturno, afectado por la finitud de las cosas, encuentra su reflejo en las luces mortecinas, y las saturaciones del blanco y negro. Aquí está la parte más interesante de La Vida me Mata, y si Sebastián Silva ha puesto tanto empeño en dar relieve a la historia de Susana y su corto, quizás sea porque cree que su talento está cerca de la parodia, cuando en verdad se despliega mejor en las oscuridades de Gaspar".



















Sí, el cortometraje de Susana y lo que lo rodea puede ser divertido, e incluso hilarante (asunto del que dudo) pero un letrero en algún lugar tenía escrito con letras grandes que el rumbo de la película iba en otra dirección.

El cortometraje y lo que lo rodea adquiere una importancia que parece inadecuada, como si estuviese ocultando el área más conflictiva y curiosa de una película que destaca cuando genera un humor sutilmente conflictivo y contradictorio. Que se vuelve interesante al manifestar una divertida e infantil curiosidad ante el tema del que el director decidió sujetarse. El "área playera" del cortometraje se vuelve peligrosa por su humor obvio y chacoteado, que lamentablemente evidencia en demasía esto de que "estamos ante una comedia".

Más interesante hubiera sido poner en conflicto a un espectador que no está seguro de lo que mira.

Es en esta carencia de determinación en lo que se debilita la película.

Hay también una incapacidad de decisión ante una serie de personajes y situaciones que se multiplican hasta el desborde y que cuelgan sobrantes de un relato cuya naturaleza pareciera ser la sencillez, la simplicidad y la importancia de lo mínimo (marcas que extrañamente me parecen notorias en el trabajo gráfico de Sebastián pero que aquí parecen haber florecido en una contradicción mutagénica).
























El problema se hace latente al comienzo de la película, que comienza agitando frente a nuestras miradas, con desesperación, una galería de personajes apenas delineados que compiten por salir a flote, sin alcanzar a generar relaciones interpersonales o siquiera un sentido narrativo.

Es la ansiedad de un niño con la necesidad de mostrarte a gran velocidad toda su colección de juguetes, sin dejarlos por un buen rato ni decantar ni descansar (En los primeros veinte minutos Sebastián te muestra toda su colección de personajes sacados de Springfield y después los deja botados, decidiéndose por unos pocos, que no necesariamente resultaban interesantes).


RESUMEN: La Vida me Mata comienza con una gran cantidad de planos, secuencias cortas y música a un ritmo inadecuado y con diálogos precipitados.

Gracias a Dios, las cosas de a poco se acomodan, se arma lentamente el puzzle y logra entregar dosis de algunas de las mejores imágenes que ha hecho el cine del barrio.
























HABRÁ UNA ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN.

Quedan pendientes:

-Visualidad: Cámara, opening, estética.
-Ausencia de ocultamiento, de esconder cosas, como una falla.
-La muerte, más referencias, actuaciones...etc.

Y pido disculpas por lo disperso y falto de estructura que está el texto, decidí subir algo pronto en vez de no terminar
jamás de escribir esto. Me está costando escribir, más que antes, ... es la falta de práctica, es terrible.


















LINKS Al TRABAJO DE SEBASTIÁN:

SU TIENDA-BLOG (con pinturas).
SU PÁGINA OFICIAL (sin actualizar hace más de un año).
LA PÁGINA DE SU PELÍCULA

6 comments:

Gonzalo Del Rosario said...

Tan bravazos los dibujos.

Son alucinantes.

Te felicito.

black eyed angel said...

aaaa?!?!?!?!

va a existir un texto para eso?, guau, va a ser un logro enlasar esas imagenes asi tan sueltas...

espero? espero.

antonia said...

nadie entendio nada. que bacan.

oye diego, el otro día que me llamaste estaba borracha.
(lease perdon por los gritos y la risa y la confusión)
y además había poca señal.

cabellosdefuego said...

tengo muchos caballos y esqueletos para mostrarte. quiero puro verte!

Cote Cumplido said...

¿te bloquio?

que mal...pensé que se llevaban bien....o quizás no quería estudiantes de cine obsesionados con él...o quizás le encanta eso, pero le dio miedo...

siempre da un poco de miedo

elisa said...

ahora posteo pq tengo fotolog y estoy cerca de internet. yo creo que inmediatamente despues del rechazo te vuelves obsesivo. o quizas tienes un amor oculto hacia sebastian silva,asi como brokeback mountain pero entre estudiantes de cine. ya, salud. (nótese diego,estoy posteando en tu blog)