Sunday, November 08, 2009

ENTREVISTA A BILL PLYMPTON

POTQ nunca publicó esta entrevista, consecuencia de cierta enemistad con el editor.

Bill Plympton es pieza fundamental de la animación hecha en los últimos treinta años, además de figura clave del cine independiente. Se hizo reconocido en los buenos tiempos de MTV y estuvo paseandose por el Festival de Cine de Valdivia, donde lo entrevistamos. Si no sabes de quién se trata te refrescamos la memoria con el clásico Your Face.




Primero unas disculpas, la entrevista la tenemos en video, pero el material sugiere que en primera instancia por lo menos, es mejor una trancripción en español del dialogo sostenido con mister Plympton:

















El primer
tema que queremos tratar es sobre tus referencias, un tema del que ya has hablado en distintas entrevistas. Cuéntanos como se salta de la pura referencia a tu propia identidad personal como artista.

-Esa es una buena pregunta, porque durante mi carrera me he visto influenciado por muchos artistas talentosos, el primero fue Disney, por supuesto, una gran influencia desde que era muy niño. Ahora estoy más influenciado por artistas e ilustradores: Carlos Nine que es una de mis grandes influencias, Roland Topor que es un artista francés, René Magritte...
























En términos de animación hay una película que es muy díficil de conseguir, que no tuvo distribución. Se me olvidó el nombre del director, pero la película se llamaba Mind Game, es una película japonesa y lo que él hace con la estructura y con la narrativa es bastante único, bastante intenso...
























Me he visto influenciado por muchas de estas personas, y tomo pedacitos de estos distintos artistas y los pongo en mi trabajo, y lo que es realmente interesante es que mi estilo es tan distintivo, que todo el mundo piensa que yo soy muy original, pero no lo soy. Robo distintas piececitas de distintas personas y las mezclo en una sola cosa.

Lo que también es interesante, es que uno pensaría que un sujeto como tú, ya consagrado, tiene ese proceso cerrado, pero según me cuentas continúas haciendo ese reciclaje.

-Sí.

¿Cuando crees que apareció esa identidad tuya por primera vez?

-Bueno, de hecho, según me acuerdo, fue a los doce años. Estaba haciendo unos dibujos y descubrí el "achurado" ¿Conoces el término? y pensé que eso era asombroso, me encantó. Y creo que esa fue la primera vez que empecé a usar este achurado-boceteado. Creo que esa ha sido mi firma, mi estilo, desde que tenía doce años. Y he seguido usándolo porque me gusta mucho.
















También usas mucha perspectiva en tu trabajo, así como lenguaje cinematográfico, ¿Cómo desarrollaste ese enfoque en tu animación?


-Bueno, yo partí como ilustrador, haciendo arte para revistas y periódicos, y creo que ahí fue cuando desarrollé una forma distinta de perspectiva al contar una historia, porque tenía un solo panel para dedicarle al relato en la revista, y quería que fuera lo más interesante y absorbente posible. Así que busqué distintas perspectivas, diferentes ángulos, nuevos puntos de vista, y eso es lo fantástico de la ilustración y de la animación, que puedes tomar la cámara y estar donde quieras, no hay límites, puedes meterla dentro de una oreja o ponerla dentro de una boca, o dentro del cuerpo. Y eso lo hace más interesante narrativamente.

Es un poco como lo que hacía Will Eisner en sus cómics...

-Sí, pero a mí me gusta llevarlo más allá, hacerlo bien exagerado. ¿Y sabes? has estado hablando de mis películas como cinematográficas, creo que ese es un punto importante, porque muchas de mis películas no tienen dialogo, así que cuento la historia sencillamente de manera visual. Y no es algo que se vea mucho: hay muy pocas películas que no tienen dialogo, y creo que esa es la forma más pura de relatar, hacerlo sin palabras, porque es más visceral, como dentro de tu alma. Resulta mucho más poderoso.

A mi me da la impresión de que lo que tu haces tiene similitudes con lo que otros "nuevos animadores" han tratado de hacer, que es resucitar los origenes históricos de la animación ... trabajar directamente desde los storyboards, en términos visuales... quería preguntarte sobre tu relación con otros animadores contemporáneos, específicamente sobre Ralph Bakshi, que fue el que hizo las primeras películas "adultas" de animación, bastante personales e independientes, con mucho sexo y violencia. Definitivamente ustedes dos tienen cosas en común ¿cómo te relacionas con él?

-Bueno, somos amigos, Ralph es amigo mío, creo que desde hace diez años. A él siempre le gustó mi trabajo y él obviamente fue una gran influencia en mí. Siempre pensé que Fritz the Cat significó un quiebre. Se hizo mucho dinero con Fritz the Cat, fue un gran éxito, creo que hizo como cien millones de dólares o algo así alrededor del mundo, fue definitivamente un gran éxito.

Siempre has dicho ser un gran fan de Robert Crumb.

-Sí, correcto, claro. Bueno, y después el hizo un lote de otras películas, ¿cómo se llamaba esa? una película sobre música...

¿American Pop?
























-Eso, American Pop, gracias. Esa también fue una película maravillosa, fue un gran éxito... también hizo Coonskin, a la que tuvo que cambiarle el título... éstas fueron todas películas que hizo en los setenta que fueron bastante potentes, bastante revolucionarias.

Pero después se metió a hacer estas películas de entretenimiento como Fire & Ice y el Hobbit, y no creo que hayan funcionado tan bien. Después hizo Cool World y cosas así, y es lamentable, porque las primeras tres o cuatro películas que hizo fueron bastante potentes. Y espero que yo no cometa también el mismo error.
























Ayer vi tu película Hair High, uno podría hacer una conexión con "Hey Good Lookin'!" de modo superficial.


Sí, por supuesto.

Comparte también el tema de la música.

Sí, la cultura de los cincuenta, claro.

Obviamente estás al tanto de los problemas que Bakshi tuvo con los estudios y a mi me da la impresión que es una condición biológica de los animadores tener problemas con los estudios.

-Bueno, Ralph definitivamente los tuvo, siendo que sus películas partieron siendo controvertidas tuvieron problemas de distribución y dejaron de financiarlas, pero yo siempre admiré que él pudiera conseguir el dinero para hacerlas. No sé, hizo como doce películas o algo así, y continuó ganando dinero de los grandes estudios. Yo he tratado de conseguir dinero de los grandes estudios, y no puedo lograrlo. No sé como lo hace. Yo no soy bueno en los pitchings. Así que me rendí, no puedo tratar con los estudios. Sólo hago mis propias películas, a mi modo y con mi propio dinero y he resultado muy afortunado, porque soy dueño de todas mis películas y se continúan vendiendo y revendiendo, así que para mi es una buena fuente de ingresos.

Ralph no gana ningún royalty con sus películas porque no le pertenecen, así que es lamentable para él.

A mi me da la impresión de que los animadores sufren mucho, porque no es sólo Bakshi: Kricfalusi y Richard Williams también han tenido ese tipo de problemas. Avery y Clampett murieron olvidados y sin dinero.

-Sí, sin dinero, es cierto.

Creo que la forma en que financias tus películas es muy interesante, porque te evitas todos estos problemas ¿Estabas advertido de todo ésto desde un inicio y te dijiste "no, no quiero meterme en eso"? ¿O nació sobre la marcha, como una consecuencia de cómo funcionas?

-Bueno, de nuevo, me repito. Soy muy malo para hacer pitchings para las grandes compañías y para las corporaciones, y es más fácil y más entretenido para mi hacer mis propias películas... afortunadamente mis películas son muy exitosas, alrededor de todo el mundo, y hacen mucho dinero en todo el mundo, así que tengo ingresos de los DVD, de la televisión, de los cines, de Internet, y así me llega el dinero que me permite ser independiente.

¿Cómo te relacionas con la comunidad de animación? ¿Eres cercano a ellos?

-Sí, voy a muchos festivales, como los Annecy, o los Óscar o tu sabes, grandes festivales en Nueva York y me llevo bien con muchos animadores, porque tenemos cierto parentesco, somos como un club: John Lasseter, Brad Bird, Henry Selick, Nick Park, gente como esa. Somos buenos amigos, porque tenemos los mismos problemas, los mismos deseos y sueños, y somos muy similares en nuestros trasfondos: siempre nos gustó Disney y la Warner Brothers. Somos como hermanos. Pero no conozco a Miyazaki, lo vi una vez pero no habla inglés.

¿A quién más he conocido? a Tim Burton lo vi una vez, y estaba muy ocupado y no podía hablar, así que él no lo conozco muy bien, pero ya sabes: Lasseter y estos tipos, nos llevamos bastante bien.

Toda esa generación surgió en los ochenta, ¿que opinas de las nuevas generaciones de animadores?

-Es interesante que hables de eso, porque somos la generación que creció amando a Disney, y si hablas con Miyazaki te dirá que no sería un animador si no fuera por Disney. Lo mismo pasa conmigo y con Matt Groening, y con John Lasseter, y con Nick Park y Tim Burton. Todos somos de esa generación que creció viendo los clásicos de Disney como Pinocho y Bambi y todos esas grandes, maravillosas películas. Así que realmente tenemos el mismo transfondo cultural, y eso es lo que nos conecta.



















¿Donde vieron esas películas? ¿En los cines o en la televisión?


-En la televisión, algunas en los cines, pero la mayoría en la televisión.

Es triste, por lo menos acá, han dejado de dar esas películas por televisión.

-Sí, es cierto, por supuesto que ahora las puedes tener en DVD, yo tengo varias de esas en DVD, y se pueden ver una y otra y otra vez para estudiarlas. Pero es gracioso como en los ochenta, refiriéndome a tu pregunta, la animación explotó. Están los primeros años dorados de la animación, entre los treinta y los cincuenta, y entonces llegó la televisión y los presupuestos no podían ser tan altos y la animación como que se secó, y después en los ochenta, con MTV, con Roger Rabbit, con el animé japonés, con Disney volviendo a hacer animación, realmente explotó, y yo fui parte de eso.
























Me involucré con MTV y empecé a hacer animación para ellos. Empecé a ver todas estas increíbles películas de animación que aparecían y ahora ésto parece crecer y crecer con Internet, con el DVD... pareciera como si la animación no pudiera ser detenida. Es una gran, gran industria. Están los juegos: los juegos usan un montón de animación también. Así que es una gran industria que crece y crece.

Te diré porqué, porque con la tecnología que hay, cualquiera podría hacer una película animada.

Cuando yo estaba partiendo tenías que saber hacer cámara, tenías que saber trabajar con las celdas de animación, con la iluminación, con el sonido, el mix. Técnicamente era un tremendo desafío. Ahora puedes meterte a Internet y obtener música de acá, sonido de allá, fondos por aquí, y cualquiera puede hacerlo. Creo que hay un montón de gente talentosa ahí afuera que es libre de hacer cualquier tipo de película que quieran, y es fantástico.

¿Crees que los estudios van a perder su poder?

-Sí, creo que es inevitable. Internet lo está cambiando todo. Y ellos lo están sintiendo, los estudios ya lo están sintiendo. Están perdiendo el poder.

¿Y eso es únicamente positivo?

-Definitivamente positivo, porque los estudios son muy selectivos con lo que deciden hacer y por buenas razones, están gastando millones de dólares en promocionarse y en publicidad y en los artistas y todo. Así que se aseguran de que las películas sean "éxitos de taquilla". Pero ahora con Internet y la gente como yo, uno puede hacer las películas por si mismo sin un montón de dinero, y venderlas por Internet, venderlas en DVD, venderlas en televisión. No necesito de un gran estudio. Y hay mucha gente siguiendo mi fórmula para tener éxito en animación, creo que eso es muy bueno.

¿Que pasó con el sistema de los estudios? que en algún momento entregó las mejores condiciones que han existido para hacer animación.

-Realmente no lo sé, esa es una buena pregunta. El sistema sigue ahí. Yo asumo que todavía funciona con todos estos parques de entretenciones...

Pero hay menos libertad de la que hubo durante la primera época dorada de la animación.

-No estoy de acuerdo. Creo que hay más libertad ahora para la gente independiente.

Sí, sí, pero me refiero a cómo funcionan los estudios.

-Supongo que se han dado cuenta de que Internet es una parte muy importante de la distribución, y creo que hay gente como John Lasseter que quiere agitar el sistema de estudios y traer más animación en 2-D y animación más novedosa, formas diferentes de narrar. Creo que Disney está cambiando gracias a John Lasseter.

















Cuéntame de tu proceso creativo, del lugar donde trabajas, tu habitat perfecto para trabajar.


-Bueno tengo un estudio en casa, de hecho tengo dos estudios: uno donde está mi oficina, y otro en casa. Me despierto en la mañana como a las seis y media, y empiezo a dibujar como hasta las diez. Después voy a la oficina y hago trabajo de oficina y quizás también dibuje, y después vuelvo a casa y dibujo unas dos o tres horas más. Luego salgo a comer, a ver una película o a una fiesta, lo que sea. Ese es mi día, realmente, eso es lo que hago.

¿Que cosas te distraen de tu trabajo?

-El tema del dinero. Me gustaría tener más dinero para hacer mejores y mayores películas. Bueno, los contratos y los negocios siempre son un problema. Escribir los contratos. Me gustaría no involucrarme con eso. Pero es parte de la vida: si quieres ser independiente, tienes que encargarte de los negocios. Y yo no soy un buen hombre de negocios, aunque mi padre era banquero, pero yo no soy muy bueno con eso y es algo que he tenido que aprender, para ser independiente.

Tu eres un manufacturador de gags. Tienes una idea y luego ¿Qué pasa? ¿Cómo la desarrollas?

-Bueno eso es algo importante, algo difícil. Tener la idea. Tu crees que es fácil pero no lo es. Tener una idea brillante es muy difícil. Así que ando cargando un pequeño libro en el que voy anotando ideas, si es que tengo alguna buena idea. Luego voy a casa y tomo esta idea y trato de agrandarla o hacerla más interesante, y construir un relato alrededor de ésta.

Así que obtener la idea es la parte más importante, y después hacer el storyboard, un buen storyboard. Entonces la película será un éxito.

Cuando se llega a ser tan famoso o tan importante como tú lo eres en lo que haces, hay algo con lo que es muy difícil tratar, que es el ego ¿Cómo se maneja ese tremendo tema?

-Esa es una pregunta muy importante, mucha gente no se da cuenta de que el ego es una actitud muy peligrosa. Conozco a mucha gente con egos tan grandes que se comportan groseramente: no son simpáticos y se creen los mejores. Y puede que sean los mejores, pero aún así no puedes ser grosero y no puedes ser egoísta, porque mucha de la gente con la que hablas es muy importante para tu carrera, así que trato de verme a mi mismo como un artista esforzado, que trata de ganarse la vida, hacer muchas películas, incluso películas buenas, incluso películas malas. Pero para mí lo importante es que es el público es a quién trato de satisfacer, quiero hacerlo feliz: soy un sirviente del público.

Así que así es como mantengo mi ego en forma. Me doy cuenta de que no soy nadie, y de que el público es esa persona importante en mi vida, que me energiza.





































Gracias Denise Elphick por registrar la entrevista!

9 comments:

Sebastian Platz said...

Eso es sacarle el jugo al entrevistado, sabiendo bien de lo que se está hablando. Felicitaciones y gracias!

Paul B said...

genail wn, gran entrevista, te felicito

ojala hubiese hablado más de Kricfalusi, pero eso es solo porque soy maldito enfermo sicopata del tipo.

leyendo la entrevista me dieron ganas de hacer cosas wn, mierda, tengo que empezar a hacer algun proyecto propio!

Marcela Trujillo said...

es una entrevista muy generosa Diego, hiciste buenas preguntas y Plympton te lo reconocía a cada rato! me gusta siempre saber por los ambientes de trabajo y por las rutinas de estas mentes maravillosamente creativas, como si al conocerlas pudiera copiarlas y convertirme en uno de ellos. al menos me levanto a las 6 y media. pero para ser mamá- él no tiene familia? hijos? es solo?- en fin, es muy chistoso eso que contó de Miyazake, que no habla inglés. qué buena manera de aislarse!

felicitaciones! espero leer otras entrevistas como estas...chico genio. jijijiji!

javier said...

Tras leer la entrevista y ver el trailer de Mind Game, me bajé la película y la vi; Es increible que alguien la haya hecho. ¿Tu la viste, Diego?

donlui said...

gracias, gracias , gracias pequeño Diego, siempre me he declarado fan de de Plympton y esta entrevista enriquece aún más mi fanatismo. Y como dice el buen Paul, dan ganas de hacer cosillas propias.

diego cumplido said...

me hace muy feliz que haya gustado la entrevista, no he visto Mind Games pero quiero verla ¿de donde te la bajaste?

pep said...

diegooo
weon
LA ZORRA
la cagó, la zorraaaa


OOOOHHHH


Juntate conmigo y me mostrai los autógrafosssss y me contai PORFA

Vi said...

Diego, te felicito con una gran dosis de alegría y con mucha envidia por tu entrevista.
Sinceramente, tus preguntas fueron buenísimas. Se nota tu manejo en el tema y sobretodo, en Bill Plympton, quien me trastornó la mente desde muy chica.
Gracias por esta joyita!
Un abrazo y mucho éxito!

Camilos said...

Increíble haber tenido esta oportunidad!!!
te pasaste!!!

Acabo de leer la entrevista, muy buenas preguntas. Ahora conosco un poco mas de este excelente animador.

un saludo!