Monday, June 11, 2007

Huesos


Estoy acostado de espaldas sobre mi cama. Apoyo el dorso de mi mano derecha contra mis labios cerrados, dejando los dedos en mi espectro visual absolutamente desenfocados. Entonces los tuerzo, extrayendo de ellos su naturaleza ósea:

Primero el meñique (Crack).

Luego el anular (Crack).

Luego el medio (Crack).

Luego el índice (Crack).

Y el pulgar.

El movimiento que hacen me recuerda imágenes de una mano mecánica,
o bien: la invención del ferrocarril.

Limpio mis anteojos contra la tela de mi piyama, me los vuelvo a colocar, y de un salto ya estoy despierto.

1 comment:

Cote Cumplido said...

mis despertadas tienen caracteristicas osunas. Muy osunas